Text Size

trabaja-con-nosotros  boton trabaja

boton buzon sugerencias2

boton intranet

  cabecera BASKETmas home

15-03 Entrevista con: Elena Yanes Roldán

Entrevistamos a Elena Yanes Roldan, de la generación del 95, que fue alumna, jugadora y entrenadora de nuestro Colegio.

entrevistaelena01

- ¿Qué recuerdo tienes de tu etapa como jugadora del Hispano Inglés?

Muy bueno. Creo que sería la mejor forma de resumirlo. Lo mejor de jugar en el Hispano era que tenías la oportunidad de formar un buen grupo humano y de trabajo. Hubo pocos cambios entre las jugadoras desde que empecé en segundo de primaria hasta que cambié de equipo en cadete. Y eso siempre era un plus, porque nos lo pasábamos muy bien juntas. Incluso ahora mantengo la amistad con alguna de las chicas con las que compartí equipo, y cuando me junto con alguna con las que tengo menos contacto siempre acabamos recordando buenos momentos. Se me ocurren muchos, como los partidos Padres vs. Entrenadores en los que los que los jugadores nos lo pasábamos genial; los trayectos en guagua cuando jugábamos lejos; o incluso alguna que otra vez que nuestro entrenador (Luismi, que sigue entrenando en el Hispano a día de hoy) nos invitó a ir disfrazadas a entrenar. En general los entrenamientos eran muy divertidos, y aunque en la clasificación casi nunca íbamos bien, no nos importaba. Solo queríamos pasar un buen rato, y creo que a día de hoy todas guardamos un buen recuerdo de esa época.

entrevistaelena02

- Actualmente se vive con intensidad el “sentimiento Hispano”, ¿cómo se vivía en tu generación?

He tenido la suerte de ver cómo se vive ahora mismo el baloncesto en el Hispano y la verdad es que me encanta. En mi generación era algo distinto. Por supuesto que se vivía y nos animábamos unos a otros, pero no con esta intensidad. En mi generación ese “sentimiento Hispano” se limitaba más a las ganas que teníamos los jugadores de no abandonar las canchas. Ya fuera desde la grada o desde el banquillo, o simplemente dando vueltas por el colegio en busca de un balón, pasábamos el mayor tiempo posible en el colegio con la excusa (la que le dábamos a nuestros padres) de que “el partido de tal o cual equipo es muy importante”. El “sentimiento Hispano” cuando yo jugaba dependía mucho, según mi punto de vista, del vínculo personal que tuvieras con los jugadores de tu propio equipo y con los de otros. Hubo mucha gente que se fue buscando un equipo donde ganar más y yo siempre estuve en desacuerdo, porque creo que es muy difícil encontrar en otros clubes lo que se tenía y se tiene actualmente en el Hispano. Además, creo que si actualmente se vive más intensamente el “sentimiento Hispano” es porque de alguna forma se ha conseguido implicar más a los padres de jugadores en ese sentimiento, cosa que en mi generación no ocurría.

entrevistaelena03

- ¿Cómo fue dar el paso de jugadora a entrenadora? ¿Cómo lo viviste entrenando en el colegio donde te formaste?

La verdad es que siempre había querido entrenar y ¿qué mejor sitio que el Hispano? Los últimos años como jugadora del cole ya me dejaban ayudar en algún entrenamiento de categorías de base y los sábados terminábamos arbitrando o sentados en algún banquillo. No sé muy bien cómo surgió, pero sé que llevaba años molestando a Rizo para que me diera un equipo, y después de haberme graduado en Bachillerato me llamó para proponérmelo. Me hizo muchísima ilusión y acepté. El primer equipo que llevé en el Hispano no estaba muy definido, algunos entrenaban al mediodía, otros por la tarde… y al final no sabía quién vendría a jugar el partido. Pero la verdad es que los recuerdo a todos con muchísimo cariño, a pesar de que algunos fueran más trastos en los entrenamientos que otros… Me veía reflejada en ellos en muchos aspectos y en más de una ocasión llegué a preguntarme cómo hacían mis entrenadores para aguantarme. Pero en cuanto les fui cogiendo el truco, comencé a disfrutar mucho con lo que hacía. Eso y el gran grupo de entrenadores que teníamos cuando entré en el Hispano, hizo que me sintiera muy cómoda y disfrutara con cada pequeño avance técnico de los jugadores.

entrevitaelena04

- Ahora te vemos mucho en la Televisión Canaria en tu trabajo como periodista, ¿piensas especializarte en periodismo deportivo, o si, pudieras, elegir, qué elegirías?

Nunca ha estado entre mis objetivos especializarme en periodismo deportivo, prefiero centrarme en otros aspectos. Sin embargo, me mantengo en contacto permanente con los redactores de deportes en mi lugar de trabajo, me gusta saber en qué trabajan y estar al tanto de las nuevas noticias del mundo deportivo. Especialmente me intereso por el baloncesto de la Isla, ahora que he estado trabajando en un medio regional, pero en general me interesan todos los deportes. De todas formas, me veo más atraída por temas relacionados con los derechos humanos en general, en lo que me gustaría especializarme y, más concretamente, en los derechos de las mujeres. Y en este último aspecto sí que hay que hacer hincapié en el mundo del deporte, para valorar los logros de las mujeres de la misma forma que se hace con los de los hombres. El Hispano en este aspecto lo ha hecho muy bien en los últimos años, dándole más valor del que tradicionalmente ha tenido al baloncesto femenino.

entrevistaelena05

- ¿Qué consejo le darías a las nuevas generaciones de la Escuela de Baloncesto del Colegio Hispano Inglés?

Esta respuesta la tengo muy clara, y es el mismo consejo que le di en su momento a quienes se planteaban irse a otros clubes para ganar títulos: “Valoren lo que tienen en el equipo, el grupo humano por encima del deportivo”. Para mí es muy sencillo, creo que el baloncesto es una forma de divertirnos, y más en edades tempranas, y lo primero que hay que valorar es el grupo humano que se haya formado en el equipo (que me consta que en la mayoría de los equipos del Hispano es excepcional), ya el resto vendrá solo. Conozco a mucha gente que salió del Hispano para llegar a grandes equipos con el objetivo de ganar o quedar mejor clasificado y al final lo único que hicieron fue pasarlo mal partido tras partido por falta de minutos y de feeling con los compañeros. Si hubiera sido por mí, nunca hubiese salido del Hispano, no es que me hayan recibido mal en otros clubes, pero yo estaba muy a gusto en el Hispano, y tuve que cambiar de equipo cuando ya no hubo jugadoras suficientes para formar un equipo cadete en el colegio.

 

Escuela de Baloncesto Hispano Inglés
"Nos divertimos jugando, formamos compitiendo"