Text Size

trabaja-con-nosotros  boton trabaja

boton buzon sugerencias2

boton intranet

16-04 El deporte para educar, no educar para el deporte

El deporte en la etapa infantil no es solo una proyección de cara al futuro de nuestros hijos. El deporte en la etapa infantil cumple, o puede cumplir, una función mucho más amplia que la de ser un icono deportivo: ayudar a los niños y niñas a ser personas. Los beneficios del deporte en la etapa infantil son muy amplios, ya que no simplemente se adquieren una serie de fortalezas y habilidades, sino que también facilita la integración en un grupo.

Se aprende a trabajar en equipo, a aceptar como buenas las normas que nos impone el propio juego… Todo ello hace que los niños y niñas vayan aprendiendo disciplina para cumplir horarios y rutinas. Ayuda a conocer qué es el compañerismo: todos ganamos si todos jugamos; el respeto: hacia el contrincante, hacia el resto de compañeros, hacia las normas y, en definitiva, ese espíritu deportivo que marca una impronta en el devenir de la vida. Lo que inicialmente puede no ser más que un juego que les irá formando en el afianzamiento de la autoestima, la constancia, el control de las emociones y la superación personal.

Toda una escuela de virtudes y actitudes que luego le serán básicas en la vida.

                              “Jugar les da a los niños la oportunidad de practicar lo que han aprendido”.
                                                                          -Fred Rogers-